Ummmm, un iogur pensante, que original, no? :P

miércoles, octubre 20, 2004

Inventando iogures ...

Los hay de sabores y naturales, con y sin trocitos, líquidos, espesos y congelados, con y sin bifidus... en definitiva, una gran variedad para todos los gustos, tamaños y bolsillos.
Variedades creadas por mentes calenturientas, que desean ser el centro de atención. Y es que a quien se le habría ocurrido meter trozos de fruta a un iogur, sin saber a que sabía?
Los inventores, está claro, son los peores seres de este mundo. Peores, no en el término peyorativo de la palabra, sino en el sentido friki del término.
Porque claro, uno puede pensar, a que sabrá si le meto esto a aquello? Y si lo congelo, y le pongo un poco de bifidus, o vamos a buscar a una abuela pérdida por grecia, le pedimos "prestada" su receta, y a producir como cosacos.
Pero una cosa es inventarlo, y la otra cosa muy diferente es probarlo.
Hagamos un minuto de silencio por los probadores anónimos de iogures. Miles de ellos han fallecido en acto de servicio y muchos otros siguen reposando en sus camas, recuperándose de los intentos de encontrar el iogur ideal.
Seguro que muchos de ellos se han pasado días en el lavabo acordándose de las madres de los inventores, e inundando nuestras apreciadas cloacas de las más destructibles mezclas creadas por los hombres (solo faltaba mezclarlas con heces para convertirlas en material radioactivo :).